Hoy es nuestro último día antes de volver a casa y estamos un poco tristes.

Por la mañana hemos ido a Ouistreham y hemos hecho un desafío náutico en la playa. Menos mal que había neoprenos para todos porque el día ha salido un poco torcido y el agua está fresquita fresquita.

Por la tarde hemos recogido el centro y nos hemos puesto de gala porque esta noche la cena de despedida es por todo lo alto: ¡nos vamos de restaurante!

Hemos cenado Gallettes, unas deliciosas crepes saladas que nos ha recomendado nuestra anfitriona Eve. De postre, cómo no, hemos disfrutado de unos deliciosos crepes dulces con chocolate, plátano, coco, nata…. Mmm cómo nos hemos puesto.

La noche la hemos pasado tranquila, estábamos tan cansadas que para medianoche estamos todas en la cama; no tenemos fuerzas para más despedidas después de una semana tan intensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.